Unos pies saludables ayudan a mantener nuestro cuerpo de forma ergonómica, permitiendo un menor gasto energético muscular durante la actividad laboral, así como un mejor rendimiento en general.

Cuando tenemos problemas de salud en los pies, la actividad laboral se hace más complicada y su práctica puede derivar a diferentes tipos de lesiones.

Ergonomía:

En este ámbito, donde debe primar la ergonomía, nuestra Clínica aporta sus conocimientos para la elaboración de programas de prevención y uso adecuado del calzado, a la vez, que determinar las necesidades que requiere el puesto de trabajo del paciente, los suelos y superficies que se utilizan, así como la adaptabilidad de los mismos en las exigencias de los distintos puestos de trabajo.

 

“Me duelen los talones al final del día..”

“Se me hinchan mucho los pies, sobretodo en la zona del empeine..”

“Me sudan muchos los pies.”

“Tengo las uñas amarillas.”

“Se me han puesto algunas uñas negras.”

Qué hacemos:

Muchas de nuestras consultas derivan de alteraciones derivadas de largas estancias de pie durante el trabajo, de pequeños traumatismos en el mismo o simplemente, que aparecen al final del día. En nuestro centro tenemos en cuenta el tipo de empleo, calzado y duración del mismo para el diagnóstico y tratamiento. Atendemos a nuestros pacientes de la misma manera, aconsejando un tratamiento tanto para la vida diaria como para el día a día laboral.

 

Cómo lo hacemos:

Si nuestro paciente padece de alguna lesión derivada de su trabajo, realizamos un estudio del calzado, aconsejamos sobre el mismo o ayudamos a encontrar uno que cumpla con la normativa de la empresa adecuado a sus pies. Realizamos un seguimiento del paciente para comprobar que desaparece la sintomatología.