La ortopodología es la herramienta más importante en la compensación y prevención de las alteraciones biomecánicas. Es la parte de la podología que se encarga de los tratamientos ortopédicos que se aplican en el pie. Si la podología es una ciencia y tiene un fundamento científico, la ortopodología también lo tiene.

Por esta razón la ortopodología tiene por si misma un diagnóstico ortopodológico, unos parámetros clínicos ortopodológicos y un tratamiento ortopodológico. Por tanto, la ortopodología auténtica huye de los que la definen simplemente como «poner plantillas», de la venta de artilugios estandarizados y de los tratamientos no personalizados. El aplicar un tratamiento ortopodológico es algo serio y responsable, necesita de un diagnóstico, una exploración clínica, un estudio biomecánico y un estudio del calzado.

Materiales y técnicas

Las técnicas de aplicación de tratamientos ortopodológicos son muy variadas y dependen de cada persona. Cada pie es unico. Al igual que en las técnicas ortopodológicas, en el caso de los materiales hay una innovación constante. Existen grandes cantidades de materiales pero lo importante es a partir del perfil biomecánico, el calzado, área del pie y la patología del paciente, saber escoger el adecuado. Nosotros somos partidarios, por las características osteoarticulares y musculares del pie y su biomecánica, de la combinación de materiales diferentes. No existe un material único que se adapte a todas las exigencias fisiológicas y biomecánicas del pie.

En Pie Vital hacemos muchas revisiones de los tratamientos ortopodológicos. Esta actitud, aunque requiere una dedicación temporal por parte del paciente, está justificada y fundamentada. Cada persona y cada tratamiento necesita de un control diferente porque cada paciente tiene unas características y un patrón distinto. No tiene sentido aplicar a todas las personas un misma actuación terapeútica si todos somos diferentes y cada pie es unico.

En Clínica Pie Vital no solo te tratamos y aliviamos, sino que cuidamos de Ti.