La fisioterapia neurológica es una rama dentro de la fisioterapia que se dedica la tratamiento de las alteraciones y lesiones ocasionadas por una afectación del Sistema Nervioso central o periférico y que afectan al movimiento.

La fisioterapia neurológica centra su actividad en mejorar la movilidad del paciente. Para ello crea nuevas rutas neurológicas y refuerza las ya existentes para que el movimiento tenga lugar. Así, tratará los diferentes trastornos motores afectados por una lesión a nivel del Sistema Nervioso Central (SNC). Estos pueden estar causados por un traumatismo, una determinada enfermedad o como consecuencia de un accidente cerebrovascular (ACV).

Dentro de la rehabilitación neurológica, la fisioterapia neurológica requiere de la comunicación entre todos los profesionales implicados. Es necesario conocer e identificar las características y necesidades de cada paciente para tomar las decisiones adecuadas y adaptar las técnicas de fisioterapia de manera individualizada. Por este motivo, el conocimiento de las diferentes patologías que presente cada paciente es fundamental para nuestro experto fisioterapeuta.

La práctica de la fisioterapia neurológica, puede dividirse en:

  1. Neurofisiológica o relacionada con el desarrollo neurológico.
  2. Aprendizaje y reaprendizaje motor.

La fisioterapia neurológica puede aplicarse tanto en edad infantil como adulta. Las necesidades serán diferentes según la patología que se trate.

Así, la fisioterapia neurológica infantil interviene desde los primeros meses de vida. Su objetivo es favorecer al máximo el desarrollo motor del niño, permitiendo que niños que han sufrido una lesión neurológica tengan un desarrollo motor adecuado o alcancen un desarrollo motor óptimo. Esto les permitirá alcanzar un grado de independencia en las tareas cotidianas.

La fisioterapia neurológica en edad adulta se centra en dos ámbitos diferenciados. Por una parte estarán las personas con un daño o lesión cerebral, producido por un daño cerebral adquirido (DCA), traumatismo craneoencefálico (TCE), etc.

El objetivo será conseguir una mejora física y potenciar la movilidad del paciente, evitando patrones posturales y de movimiento que provoquen dolor o malformaciones futuras. En estos casos, el fisioterapeuta realizará una intervención desde los primeros días hasta finalizar la rehabilitación.

Por otro lado tratamos también la rehabilitación de enfermedades neuromusculares y trastornos neurodegenerativos como el Parkinson o la esclerosis múltiple. Éstas pueden precisar un tratamiento menos intenso, aunque sí un pequeño seguimiento periódico para reeducar patrones y mantener todo el control voluntario disponible