El término de estiramiento analítico es general y se usa para describir maniobras terapéuticas pensadas para elongar estructuras de tejido blando acortado, y por tanto para aumentar la amplitud del movimiento.

La movilidad y la flexibilidad de los tejidos blandos que rodean las articulaciones, es decir los músculos, el tejido conjuntivo y la piel, junto con una movilidad articular, son necesarias para tener una amplitud de movimiento normal. La amplitud del movimiento (ROM) indolora y sin restricción suele ser necesaria para realizar muchas tareas funcionales de la vida diaria, así como actividades laborales o recreativas. También se cree que la movilidad adecuada de los tejidos blandos y las articulaciones son un factor importante para la prevención o recaída de lesiones de los tejidos.

Las causas de un acortamiento adaptativo (contracturas) de los tejidos blandos de una articulación y la pérdida consiguiente de amplitud del movimiento pueden ser una inmovilización prolongada, restricción de movilidad, enfermedades neuromusculares o del tejido conjuntivo, una patología del tejido, debida a un traumatismo o deformidades óseas (Tejido óseo) congénitas o adquiridas.

Objetivos

El objetivo general de los estiramientos es recuperar o restablecer la amplitud normal del movimiento de las articulaciones y la movilidad de los tejidos blandos que rodean una articulación. Prevenir contracturas, aumentar o mantener la flexibilidad general o prevenir el riesgo de lesiones músculo-tendinosas relacionadas con actividades físicas y deportes específicos.

  • Flexibilidad: Es la capacidad para mover una articulación, o una serie de articulaciones, en todo su recorrido articular de forma indolora y sin restricción.
  • Extensibilidad: En los músculos, es decir, la capacidad que tiene para aumentar su tamaño, cuando se le aplica un estiramiento, al que llamamos fuerza externa o interna, que permite a los músculos que cruzan la articulación relajarse, elongarse y ceder a una fuerza de estiramiento.
  • Elasticidad: Es la capacidad que tiene el músculo para recuperar el tamaño original en reposo, después de ser estirado.

Cuando acudir a Pie Vital

  • Cuando la amplitud del movimiento está limitado por contracturas, adherencias y formación de tejido cicatrizal lo que provoca el acortamiento de los músculos y del tejido conjuntivo en la piel.
  • Contracturas musculares.
  • Cuando las limitaciones pueden provocar deformidades estructurales (esqueléticas) de otro modo evitables.
  • Cuando se aprecia debilidad muscular y tirantez en los tejidos opuestos. Los músculos tirantes deben elongarse antes de que los débiles puedan fortalecerse con eficacia.
  • Alteraciones del retorno venoso y edema locales.
  • Quemaduras en fase no aguda, cicatrices retraídas.
  • Después de inmovilizaciones, reposos prolongados y posiciones mantenidas en el tiempo.
  • Agujetas, contracturas y molestias después de un esfuerzo.
  • Preparación pre- y post- ejercicio.

 

  • El objetivo general de los estiramientos es recuperar o restablecer la amplitud normal del movimiento de las articulaciones y la movilidad de los tejidos blandos que rodean una articulación.
  • Son objetivos específicos: Prevenir contracturas, aumentar o mantener la flexibilidad general o prevenir el riesgo de lesiones músculo-tendinosas relacionadas con actividades físicas y deportes específicos.