El cólico del lactante es una disfunción que suele comenzar a los pocos días de vida del niño y en ocasiones puede persistir hasta los 3 ó 4 meses de edad.

Síntomas más comunes 

  • Llanto intenso e inconsolable que puede persistir durante varias horas y que suele producirse por la tarde-noche.
  • Movimientos de las rodillas que presionan constantemente el abdomen.
  • Expulsión de gases.

Cuanto más agudo es el cólico, más llora y grita y más se tensa el cuerpo del bebé. Además de malestar y dolor, también pueden aparecer estreñimiento, regurgitación u otros trastornos del aparato digestivo como heces de colores diferentes u olores extraños…

En ocasiones puede parecer que esté hambriento, pero no se calma al alimentarlo o al intentar tranquilizarlo. A pesar de todo esto el niño crece con normalidad.

Causas

No se sabe con exactitud cuáles son las causas que lo provocan pero sí hay toda una serie de motivos que pueden influir:

– Inmadurez del intestino, lo que provoca que el peristaltismo y el movimiento no sean correctos.
– Intolerancia a la lactosa y otros alimentos que dificultan sus digestiones.
– El estrés, la ansiedad o el nerviosismo de los padres también son factores que pueden influir.

Todo esto provoca frustración e impotencia en los padres, que no consiguen descubrir cuál es el motivo del malestar de su hij@. Además, en muchos casos, la solución que se les suele dar es insuficiente.

Esperar a que el cólico del lactante se pase, puede hacerse interminable

Fisioterapia para cólicos del lactante

Aunque en teoría a partir del tercer o cuarto mes el cólico del lactante debería desaparecer, a nuestra consulta han llegado bebés de cinco o seis meses con síntomas de cólicos.

En Pie Vital valoramos en primer lugar la severidad del cólico. Esto se hace mediante un test basado en preguntas, que nos permitirá descartar algunas posibles causas y enfocar mejor el tratamiento.

Éste consistirá principalmente en técnicas manuales suaves con las que aliviaremos al bebé.

Que deben hacer los padres

  • Procurar, mantener la calma. El cólico es pasajero y no es grave a pesar de ser doloroso y molesto
  • Realizar movimientos rítmicos o vibraciones, ya sea en la cuna o al pasearlo, porque parecen aliviar al bebé
  • Poner calor en la tripita del niño con un saco de semillas y que se calientan
  • Si la madre está dando de mamar al niño debería eliminar de su alimentación cualquier producto lácteo. Si la alimentación es de fórmula, se puede probar con leches «hidrolizadas», consultando previamente con el pediatra

Si el problema persiste, consulta a nuestro fisioterapeuta.