¿ ES BUENO CORRER POR LA PLAYA?

Durante el verano son muchas las personas que dedican  unos minutos a realizar sus sesiones de running por la orilla del mar.

Hay cierta controversia con este tema ya que hay estudios a favor y en contra de esta práctica. Es por esto, que hay que tener en cuenta diferentes variables para poder realizarlo de forma segura, pues esto depende de la persona y su forma física , así como si ha realizado esta práctica anteriormente o no .

Aquí van algunos consejos:

  • ¿Correr con zapatillas o sin ellas?

Una de las conocidas ventajas de correr sin ellas es el fortalecimiento de la musculatura extrínseca e intrínseca del pie, ya que al correr descalzos la activación de la musculatura es mayor, lo que favorece la propiocepción.

 

El problema es que generalmente estamos acostumbrados a correr por asfalto y con zapatillas que ayudan a absorber la energía y a amortiguar nuestros movimientos y peso corporal, por lo que si eliminamos ambos factores la musculatura no suele estar lo suficiente fortalecida y puede provocar lesiones en el pie y en toda nuestra extremidad inferior.

 

Aunque cada caso es único es aconsejable comenzar con zapatillas y si te gusta el barefoot, ir adaptándote a la marcha descalzo de manera progresiva.

 

  • Corre por la arena húmeda.

La arena es un  terreno irregular, que puede tener una consistencia blanda o dura  y que puede presentar desniveles y zonas inclinadas. Este tipo de suelo tan blando es muy inestable y genera muchas lesiones.

 

Por ello, lo ideal es correr por la arena mojada donde el terreno es más firme y evitando los desniveles ya que evitaras inestabilidad y que la musculatura corporal se sobrecargue.

  • Evita el entrenamiento continuo.

Es importante evitar una carrera continua, ya que puede generar inestabilidad, exceso de pronación patológica, disminución de la propulsión en el despegue, … generando así algunas patologías como fascitis , tendinitis del tibial posterior, sobrecarga de gemelos , así como otras alteraciones a nivel de rodillas y caderas.

En su lugar se puede realizar en un principio series cortas, ejercicios de propiocepción, con una progresión adecuada que va a ayudar al fortalecimiento y control de nuestro sistema musculoesquelético.

 

En definitiva, hacer ejercicio en la orilla del mar tiene beneficios para nuestra salud principalmente a nivel psicológico, pero siempre teniendo en cuenta estas recomendaciones y teniendo en cuenta que cada individuo tiene unas características concretas.

Si te ha gustado este artículo, puedes compartirlo con tus amig@s!

Para cualquier consulta, no dudes en ponerte con el equipo de Pie Vital, ¡estaremos encantados de resolver las cuestiones que te preocupan y te puedes pasar a vernos sin compromiso!

 

Te animamos a visitarnos para resolver tus dudas antes de iniciar esta práctica!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *