Causas de la Distrofia Muscular

La Distrofia Muscular trata de un grupo de enfermedades que hacen que se causa debilidad muscular y pérdida de la masa muscular de una persona y usualmente comienza en la infancia.

Distrofia Muscular causas

Alteraciones genéticas

Es a consecuencia de la mutación de determinados genes que producen proteína protectora para los músculos y son hereditarios.

Agotamiento muscular

La debilidad muscular es uno de los síntomas más comunes de la distrofia muscular y se pueden clasificar en:

  • Tipo Duchenne. Este tipo de distrofia afecta generalmente a los niños varones entre los 3 a 5 años, muy raramente a las niñas. Los síntomas son: torpeza al caminar y correr, rigidez muscular, caídas frecuentes y dificultad para hacer movimientos.
  • Tipo Becker. Es muy parecido a la anterior, pero con menos intensidad y se manifiesta en adolescentes varones.
  • Tipo Emery-Dreifuss. Afecta los músculos de piernas y brazos y comienza aproximadamente en niño menores de 10 años.
  • Tipo Miotónica. Dificulta la relajación de los músculos de la cara cuello, afecta tanto a mujeres como a hombres entre los 20 y 30 años.
  • Tipo Facioescapulohumeral. Dificulta abrir los ojos y sonreír.
  • Tipo Congénita. Afecta las funciones motoras.
  • Tipo Cinturas. Afecta los músculos de los hombros, piernas, cuello y cadera.
  • Tipo Distal. Afecta los músculos de las manos, parte inferior de las piernas, antebrazos y los pies. Dificultando el movimiento.
  • Tipo Oculofaríngea. Dificultad para tragar, ver, atrofia muscular de cuello y hombros e inclusive presentan problemas cardiacos.

Para el diagnóstico de la distrofia muscular el especialista debe realizar algunas pruebas como son:

  • Análisis de sangre que determina los genes mutantes si lo hubiese.
  • Análisis de los niveles de creatina-cinasa en sangre.
  • Electromiografía para evaluar la musculatura.
  • Evaluación del corazón.

Es importante señalar, que no hay hasta ahora una cura para la distrofia muscular solo existe un tratamiento que mejora los síntomas que permite aumentar su movilidad con fisioterapia e incluso con cirugía.

La recomendación siempre es acudir al médico al visualizar los síntomas, mantener una alimentación sana y realizar actividades físicas con regularidad.  Éste te pautará el tratamiento adecuado junto con una manipulación con fisioterapia manual.

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo con tus amigos.

Para cualquier consulta, el equipo de Pie Vital estará encantado de resolver tus dudas en la clínica con nuestros profesionales especializados.

FUENTES: lavanguardia, pixabay

MIS REDES SOCIALES

LINKEDIN – FACEBOOKTWITTER

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *